En la provincia de Valladolid estamos acostumbrados a viajar de un pueblo a otro y encontrarnos viñedos y bodegas a un lado y otro de la carretera… pero aún así la zona de la Ribera del Duero consigue sorprender al viajero con paisajes únicos formados con un elemento común: la viña; y con un horizonte perfilado en tonos verdes y azules, tan solo roto por la silueta de una bodega o de un pueblo que ha encontrado su espacio, por suerte, en una de las comarcas vitivinícolas más importantes y prestigiosas de España y reconocida en todo el mundo.

El equipo de El sur de Valladolid hemos aprovechado una excursión organizada por la Diputación de Valladolid para disfrutar de la oferta enoturística de varias localidades de la Ribera del Duero. En este caso visitamos Pesquera de Duero, Curiel de Duero y Valbuena de Duero.

clubdeamigosSi tú también quieres realizar visitas como ésta o enterarte de todas las excursiones que organiza el Club de amigos de la provincia, aquí puedes encontrar más información.

Pesquera de Duero

Ubicada en la plaza mayor de Pesquera de Duero, se alza la iglesia de San Juan Bautista, del siglo XVI. Edificada en piedra, su interior destaca este material especialmente, ya que la mayor parte de sus paredes no están dadas de yeso, y lo que provoca también que “sea complicado calentarla en pleno invierno”, como comentaba Eloy, el párroco, quien nos mostró cada uno de los detalles de este templo de una sola nave que guarda varios retablos de gran valor.

Esta iglesia, atribuida al maestro cantero cántabro Juan de Nates. cuenta con capillas entre los contrafuertes y con bóveda de arista. En el exterior destaca la puerta adintelada, así como dos torres, aunque una de ellas no se llegó a completar.

Pesquera de Duero 6

El retablo mayor, del periodo barroco, es el de mayor valor de esta iglesia y presenta nueve composiciones, presididas por una imagen esculpida de San Juan Bautista.

En el interior del templo también se puede ver en el coro alto un órgano que data del año 1726. Actualmente está en desuso, como nos explicó el párroco, debido a la falta de algunas piezas indispensables del mismo. Se trata de una obra de la escuela castellana.

Pesquera de Duero 2

Para llegar hasta la iglesia de San Juan Bautista hay que atravesar antes el arco del siglo XVII que se presenta ante nosotros al entrar en la plaza mayor, rodeada de soportales y donde se encuentra también el Ayuntamiento. Un espacio que visitar y en el que descubrir rincones que permiten viajar al pasado tan solo con una mirada.

Pesquera de Duero 7

Entre viñedos y bajo la mirada del castillo de Curiel…

Al mediodía, la visita continuaba en Curiel de Duero. Antes de llegar al pueblo, a la izquierda de la carretera, un cartel nos indicaba el desvío para llegar a Bodegas Comenge pero antes, el castillo de Curiel quitaba protagonismo a cualquier piedra en el camino.

Debe ser todo un lujo para Bodegas Comenge tener unas vistas como estas desde una parte de sus viñedos, junto a la puerta de sus instalaciones. “Quienes vivan aquí ya lo tendrán muy visto, pero es una maravilla poder tenerlo tan cerca todos los días…”, según comentaban en el grupo de esta excursión que, por cierto, nos encantó. Repetimos, SEGURO.

Curiel de Duero

La responsable de enoturismo de la bodega, Fabiola Velasco, comenzó explicándonos cómo trabajan desde el origen… desde la viña, cuidada con mucho mimo. Todos los vinos de Bodegas Comenge tienen el certificado de ecológicos, lo que revierte directamente en el sabor de las uvas, cuya selección durante la vedimia es muy meticulosa.

Cada parcela de Comenge se elabora por separado, preservando así su personalidad, tal y como nos explicó Fabiola en la sala de fermentación al tiempo que nos habló de su levadura propia. Durante más de tres años llevaron a cabo diferentes estudios en Madrid para poder aislar una levadura exclusiva de su viña, con la cual aportan al vino la autenticidad de su paisaje, de su terruño.

“Beber una botella de nuestro vinos es beberse una parte del paisaje de la Ribera del Duero”

Tras la visita, pudimos catar dos de sus vinos: Don Miguel Comenge, elegante e intenso en nariz, es elaborado a partir de las uvas procedentes del conocido como Pago de las Hontanillas, un viñedo a 900 metros de altura y de apenas 2,7 hectáreas; y Familia Comenge, todo un homenaje a los vinos de guarda de la Ribera del Duero.

Desde la terraza de Comenge las vistas son aún mejores… por eso todos los que asistíamos a la visita no podíamos dejar de admirar el paisaje de la Ribera del Duero y hacer algunas fotografías, por supuesto.

Conoce las propuestas de enoturismo de Bodegas Comenge

Comenge 9

 Valbuena de Duero

Después de comer nos fuimos a conocer la iglesia de Santa María la Mayor del Castillo en Valbuena de Duero, situada en pleno casco histórico del pueblo. En su interior guarda auténticas obras de arte, unas pinturas del siglo XIII francogóticas.

Y junto a este templo de estilo neoclásico del siglo XVIII, se encuentra el arco de una antigua muralla que existió en el Valbuena de Duero. Toda la villa estuvo rodeada por murallas, aunque actualmente tan solo se conserva este arco, adosado justo al muro oeste de la iglesia.

 

Galería de fotos de nuestra visita a la iglesia de San Juan Bautista de Pesquera de Duero y Comenge: