img_6392

Entrar en una panadería, o simplemente pasar por delante de ella, es todo un placer. Ese olor a pan recién hecho, el calor que desprenden las barras que acaban de salir del horno, o la textura y color de las magdalenas que presiden la vitrina junto al resto de bollería y pastas… Si tenemos algo en común, los del pueblo con los de la capital, es que esta sensación es igual para todos. Bien es cierto que el recuerdo de niño en un pueblo puede que sea aún más notable, porque desde muy pequeño ya te enviaban con toda confianza “a por el pan” al obrador de toda la vida.

El pan es uno de los productos más populares y reconocidos de Valladolid. Valorado dentro y fuera de la provincia, es uno de esos manjares castellanos cuyas recetas originales son conservadas por las panaderías más antiguas, con el uso de diferentes cereales, y poco a poco se van incluyendo nuevas elaboraciones e ingredientes que le dan un toque más personal: soja, nueces, pasas…

img_6357

Con el fin de promocionar aún más el pan de Valladolid, que cuenta con su propia Marca de Garantía, se ha celebrado un año más la Feria del Pan de Mayorga de Campos, lugar en el que además se instala el Museo del Pan, que puede ser visitado a lo largo del año para conocer sus exposiciones y realizar talleres. ¿Cómo llegar al Museo del Pan?

img_6370

Esta nueva edición de la Feria Sabor a Pan, ubicada en la antigua Iglesia de Santa Marina, contó con la participación de 15 puestos artesanos, cinco más que el pasado año, y en ellos se podían adquirir diferentes elaboraciones de panadería y repostería. Durante todo el fin de semana (del 14 al 16 de octubre) se organizaron talleres para niños, muy atentos a las explicaciones de los artesanos, también catas de pan, cerveza o aceite, así como visitas teatralizadas.

Cervezas de la tienda 'El gato que bebía cerveza' expuestas en la feria.

Cervezas de la tienda ‘El gato que bebía cerveza’ expuestas en la feria.

img_6389En la feria también se podía comprar vino, productos ecológicos, productos cárnicos, cerveza artesana y queso. Todos ellos maridan perfectamente con los diferentes tipos de panes que se pudieron ver en esta cita.

Entre las novedades de este año destaca que, además de la tradicional celebración de la Feria Sabor a Pan, y de las diversas actividades lúdicas organizadas en torno a este alimento esencial en la dieta mediterránea, al homenaje al pan se ha unido la puesta en valor del vino, con la celebración en el salón de actos del Museo del Pan de la segunda de las conferencias del ciclo El vino siempre poesía en los corazones que organizó la Diputación de Valladolid con motivo de la celebración del Concurso Mundial de Bruselas.

Además, ha que destacar que la Diputación de Valladolid está desarrollando la marca Alimentos de Valladolid. A gusto de todos, una marca de territorio que aglutine el trabajo que realizan agricultores, ganaderos, la industria agroalimentaria y los artesanos de la provincia. Todo sea por dar a conocer los productos que elaboramos en la provincia y se aprecien tanto en Valladolid como en el resto de España. ¡Sabemos muy bien lo bueno que tenemos, así que debemos enseñárselo al mundo!

Galería de fotos: