¡A buenas horas, mangas verdes!
cuadrillero.jpg

Se refiere a todo aquel remedio que llega a destiempo y por tanto es en vano. Su origen se remonta al siglo XVI en los días de la Santa Hermandad en los que los Cuadrilleros, vestidos de verde, tenían fama de llegar tarde, mal y nunca a los lugares de conflicto. Por eso, irónica y burlonamente, el pueblo acuñó este refrán.

La Santa Hermandad es, posiblemente, el primer cuerpo policial realmente organizado de Europa. Es una institución creada por los Reyes Católicos en 1476 para controlar la seguridad de los caminos. Tenían jurisdicción en todo el territorio salvo en el interior de las ciudades, que tenían su propio gobierno. Se distinguían por llevar mangas verdes y como en medio de los caminos era muy difícil llegar a tiempo se acabó popularizando la expresión «A buenas horas mangas verdes», para expresar que alguien llegaba cuando todo había terminado.