Cuando el murmullo de las hojas, una suave brisa y el apacible sonido de los pájaros son el único “ruido” que se percibe… estamos en el lugar perfecto para desconectar de la continua rutina y comenzar un camino cargado de historia y tradición. Al menos eso es lo que piensas al iniciar esta interesante ruta, de la que hoy os hablaremos, en la localidad de Torrescárcela.

Esta escapada muestra al viajero la arquitectura de destacados edificios instalados en pequeños pueblos de la zona Este de la provincia de Valladolid.

El antiguo lavadero de Torrescárcela, recientemente renovado, es el punto de inicio de la ruta, justo en la entrada de este bello pueblo que mantiene la tradicional arquitectura en piedra en sus casas. Un estilo arraigado en las localidades de la zona, pertenecientes en el pasado a la provincia de Segovia.

Nuestra guía, Montse, nos explica la importancia de este antiguo lavadero, al que acudían las mujeres del pueblo tiempo atrás, cuando el lavado de la ropa no era tarea para una máquina. Un lugar convertido ahora en el conocido área de La Pililla, con mesas y sillas en piedra, donde disfrutar de una merienda con amigos o de un plan familiar.

Alzando la vista encontramos a pocos metros la iglesia de San Justo y San Pastor, el principal edificio de esta localidad. Cuenta con dos torres, aunque la que más destaca es la que se muestra en la fachada principal, por donde se accede.

Realizada en piedra, cuenta con una nave que se cubre con bóveda de cañón con lunetos, y en su interior conserva un retablo barroco del siglo XVII.

La ruta, que propone el programa Turiplanes de la Diputación de Valladolid, prosigue en Bahabón. Un pueblo de apenas 120 habitantes pero que conserva una de las iglesias más bellas de la zona Este de la provincia.

La iglesia de la Asunción, construída en piedra, nos da la bienvenida nada más entrar a la localidad. El alcalde es el encargado de traernos las llaves y contarnos algunos detalles de este templo del siglo XVI que en el último siglo ha sufrido importantes robos, como una de las campanas de la torre o unas valiosas tablas que representaban los Diez Mandamientos.

La imagen de la virgen de la Asunción, que preside el retablo mayor, es procesionada por los vecinos en su día grande, el 15 de agosto.

Pocos días después hicimos nuestra visita, por lo que pudimos encontrarla abajo aún y contemplamos la belleza de esta talla y del resto de figuras. San Isidro Labrador, San Antonio o San Sebastián son representados en su cuidado retablo, y admirados de cerca o, en su conjunto, desde lo alto del coro.

Antes de degustar un delicioso menú con platos típicos de la zona, visitamos Cogeces del Monte y su iglesia de la Asunción, de estilo gótico tardío del siglo XVI, que mantiene en el interior un retablo mayor renacentista.

De su retablo barroco, sobresale un crucifijo y la talla de la Virgen de la Armedilla, patrona de la localidad. Se trata de una talla del siglo XII, traída del monasterio de la Armedilla.

Museo de la piedra de Campaspero

Y para cerrar la ruta… nos dirigimos a Campaspero para adentrarnos en el mundo de la piedra caliza de la localidad, conocer el difícil trabajo de la misma y su repercusión económica tiempo atrás para esta villa. Estamos en su Museo de la Piedra. En la misma entrada, nos sorprende un gran monolito de piedra, procedente de las canteras de Campaspero.

En su patio central se recrea una cantera con materiales originales, donde observar desde las fases de sedimentación de la caliza a los huellas de las herramientas empleadas en la extracción de la piedra.

Una visita muy didáctica para descubrir detalles sobre la piedra caliza de Campaspero, desde su formación, las técnicas extractivas, los labrados…


Aquí os dejamos la ruta completa para que podáis realizarla también vosotros:

Sin duda una escapada interesante, para realizar en un día y, por supuesto, debemos hacer una parada en alguno de los restaurantes de la zona, donde disfrutar de su cocina tradicional, en la que no faltan platos como el lechazo asado, el cocido (especialmente en pleno invierno), o los cangrejos en salsa.

Esperamos haber despertado la curiosidad de conocer esta zona y que vuestro próximo destino sea… Valladolid 😉

Galería de fotos: